Lovesharing Motos

Domingo Alonso Group

DescargaDescarga

QUÉ SON LAS ENERGÍAS LIMPIAS

LAS ENERGÍAS LIMPIAS SON IMPRESCINDIBLES PARA EL DESARROLLO SOSTENIBLE DE LA HUMANIDAD.
06/02/2023
Qué son las energías limpias

Las energías limpias son una energía en auge ante la preocupación por conservar el medioambiente y la crisis de las energías agotables. Al ser libres de toda contaminación y residuo, este tipo de energías son diferentes a las renovables.

La crisis climatológica y energética del planeta fomenta la búsqueda de soluciones e implementación de políticas y medidas que afronten dichos problemas. Un modo muy efectivo y eficiente es apostar por las energías limpias.

Definición de energías limpias

Las energías limpias son sistemas de producción de energía que excluyen la contaminación, fundamentalmente la emisión de gases de efecto invernadero, que provocan el cambio climático.

De esta forma, este tipo de energías en pleno desarrollo impulsan los avances para preservar el medio ambiente y minimizar la crisis de las energías agotables, como el gas y el petróleo.

Diferencias entre energías limpias y energías renovables 

Se trata de dos conceptos que suelen estar relacionados, pero no significan lo mismo. La principal diferencia es la contaminación porque, aunque parezca sorprendente, las energías renovables pueden contaminar.

Un claro ejemplo de fuentes de energía renovables son el biogás o el biodiesel que, aunque vengan de fuentes naturales inagotables, contaminan por emitir gases de efecto invernadero en su proceso de combustión.

Tipos de energías limpias 

Las energías limpias más comunes en la actualidad son las siguientes:

Energía eólica

Fuente de generación limpia, renovable, autóctona e inagotable, obtenida al convertir en electricidad la energía cinética del viento. Hay dos tipos, según la ubicación de los aerogeneradores:

 

  • Energía eólica terrestre: aprovecha la fuerza del viento que se produce en tierra.
  • Energía eólica marina: aprovecha las corrientes de aire producidas en alta mar.

 

Energía fotovoltaica

Fuente de generación limpia, renovable, autóctona e inagotable, producida al transformar la luz solar en electricidad usando una tecnología basada en el efecto fotoeléctrico.

Energía hidroeléctrica

Fuente de generación limpia, renovable, libre de emisiones y autóctona que utiliza la fuerza del agua al caer por un salto o desnivel para producir electricidad.

Energía de hidrógeno verde

Fuente de hidrógeno —combustible universal, ligero y muy reactivo— mediante un proceso químico denominado electrólisis, que emplea la corriente eléctrica para separar el hidrógeno del oxígeno que hay en el agua. Si dicha electricidad se consigue de fuentes renovables, se produce energía sin emitir CO₂ a la atmósfera.

Energía de biomasa

Fuente de generación limpia y renovable que produce electricidad a través de la combustión de materia orgánica procedente de la naturaleza o de residuos orgánicos procedentes de las actividades humanas.

Energía geotérmica

Fuente de generación limpia, renovable, autóctona e inagotable que usa el calor que irradia el centro de la Tierra en centrales localizadas en yacimientos, que pueden ser de agua caliente (si el calor viene de capas de agua caliente que circulan bajo la superficie) o secos (si el calor procede de la piedra).

Energía mareomotriz

Fuente de generación limpia, renovable, autóctona e inagotable que convierte en electricidad la fuerza de las mareas.

Energía termosolar

Fuente de generación limpia, renovable, autóctona e inagotable que aprovecha el calor del sol.

Energía undimotriz

Fuente de generación limpia, renovable, autóctona e inagotable que aprovecha la fuerza de las olas.

Energía maremotérmica

Fuente de generación limpia, renovable, autóctona e inagotable que usa la diferencia de temperatura entre la superficie y las aguas profundas. También se le llama gradiente térmico oceánico.

Energía nuclear

Fuente de generación limpia casi inagotable, puesto que las reservas de uranio existentes permitirían seguir produciendo la misma cantidad de energía durante miles de años.

Casi todos los reactores nucleares solo emiten vapor de agua a la atmósfera. Ni CO₂, ni metano u otro tipo de gas contaminante que empeore la crisis del cambio climático.

Además, hay que tener en cuenta que se puede generar una gran cantidad de energía con una única central, gracias al enorme poder de este tipo de energía.

Esta energía se obtiene de dos modos:

 

  • Por fusión nuclear: la energía se libera cuando los núcleos de los átomos se combinan entre sí para crear un núcleo más grande.
  • Por fisión nuclear: los núcleos se separan formando otros más pequeños y liberando energía.

 

energias limpias

Ventajas de las energías limpias

Algunos de los grandes beneficios de las energías limpias son los siguientes:

Son ecológicas

No generan gases de efecto invernadero ni otras emisiones contaminantes a la atmósfera.

Son ilimitadas

Se obtienen de recursos inagotables de la naturaleza o de rápida regeneración, así que se puede recurrir a ellas de modo permanente e ilimitado.

Son seguras

No tienen riesgos suplementarios y su desmantelamiento es fácil, ya que no hace falta custodiar sus residuos al acabar la explotación de dicha instalación (excepto la energía nuclear).

Facilitan la independencia energética

Al producirse con recursos naturales distribuidos por todo el planeta, todos los países y regiones pueden desarrollar tecnologías propias y no depender energéticamente de otros.

Fomentan el empleo e impulsan la economía local

Las instalaciones limpias necesitan mucha mano de obra tanto para su construcción como para su mantenimiento y operación, algo que crea puestos de trabajo y dinamiza la economía.

El futuro de la energía… ¿verde?

Según datos de la ONU, la población global podría llegar a los 8.500 millones de habitantes en 2030 y 9.700 en 2050, de los cuales dos tercios vivirán en las ciudades y el nivel de vida aumentará a medida que los países emergentes vayan incrementando su clase media.

Así, se producirá un aumento de la demanda energética a nivel mundial, que podría duplicarse para mediados de siglo, de acuerdo con el último informe de la Administración de Información Energética de Estados Unidos.

Esta demanda difícilmente la podrán cubrir los combustibles fósiles, puesto que se cree que el petróleo podría acabarse en los próximos 40-50 años y el gas natural en unos 60-80 años.

Además, la quema de combustibles fósiles emite a la atmósfera gases de efecto invernadero que causan el calentamiento global y el cambio climático, la principal amenaza de la humanidad en este siglo.

Visto lo visto, está claro que optar por fuentes de energía más seguras, abundantes y menos perjudiciales para el medio ambiente es algo vital para el futuro de la humanidad.

Comparte el artículo si te ha gustado
ARTÍCULOS RELACIONADOS